Mantones de manila para bodas

Mantones de manila para bodas

Mantones de manila para bodas en línea

La seda, aunque se intentó en numerosas ocasiones, nunca llegó a ser una industria establecida en Filipinas. Los tejidos de seda siguieron siendo un monopolio chino, lo que llevó al Imperio español a restringir el comercio de la seda con China en 1535, y a prohibirlo por completo en 1718, debido a la preocupación por el agotamiento de la plata en las arcas españolas. Sin embargo, tras las protestas de los intermediarios de Manila, la prohibición de la seda se levantó en 1734, aunque exigía que la seda pasara por Manila. Este monopolio de Manila se consolidó posteriormente con la creación de la Real Compañía de Filipinas en 1795[4][5].

Aprovechando esta nueva demanda, las fábricas chinas de Cantón (la actual Guangzhou) y Macao empezaron a producir grandes cantidades de seda pintada o bordada en el siglo XVIII, con el único fin de exportarlas a Filipinas y desde allí a otras colonias españolas y a Europa[4].

Estos chales de seda se hicieron inmensamente populares en Filipinas y se adoptaron rápidamente en la moda local de las mujeres de clase alta de Luzón en los siglos XVIII y XIX. Asimismo, se convirtieron en exportaciones de lujo muy solicitadas poco después de llegar a América[1][4][7] Se cree que influyeron en los diseños posteriores del rebozo de América Latina[8].

Flamencoexport

Aunque hay quien sigue apostando por el mantón, el pañuelo o la torera, lo cierto es que esta prenda de gasa no es lo más ‘trendy’ o actual si buscamos un buen look para un evento importante. Por suerte cada vez hay más opciones para dar ese toque final a un traje especial o para cumplir con el protocolo de ciertos lugares. En este post queremos daros algunas alternativas al chal para una boda, para todas aquellas mujeres que buscan algo diferente, sin renunciar al estilo.

  Bodas de sangre y la casa de bernarda alba

Ya os contamos en su día que los pañuelos de seda se habían convertido en el complemento de moda para las invitadas de boda. Os contamos las diferentes opciones para incorporarlo al peinado o alrededor de una pamela, o como sustituto de la misma. En este caso tenemos que añadir que nuestros pañuelos y bufandas de seda son una de las alternativas más elegantes al chal para una boda.

A diferencia de la gasa del chal, la seda tiene interesantes propiedades; es suave, delicada, en definitiva, un tejido único y perfecto para proteger nuestro cuello y hombros del frío o de las bajas temperaturas de la noche.

Comentarios

Cuando parecía que los mantones de Manila de nuestras madres y abuelas estaban destinados a coger polvo en el fondo del armario, vuelven como complemento estrella. El accesorio más popular del folclore español protagonizó un tímido regreso hace unos años, pero es ahora en 2022 cuando viene con fuerza. Protagoniza así, conjuntos invitados de la temporada y se posiciona como una opción a tener en cuenta a la hora de subir de nivel los conjuntos. Sí, efectivamente, con una vuelta de tuerca.

  Musica para entrar al salon de bodas

No sabemos si está motivado por el auge de lo tradicional, aquello que nos recuerda a casa, o por el interminable ciclo de la moda según el cual todo vuelve, pero el interés por el chal va in crescendo a ritmo vertiginoso. Prueba de ello es el reciente look de la influencer Marta Lozano en el bautizo de su sobrino Daniela. Llevó uno convertido en falda por Ze García y puso de manifiesto la tendencia. Los chales han vuelto a ocupar algo más que el mundo de los complementos.

Así lo han defendido grandes firmas como Pertegaz, Dominnico o Alexander Wang (recordemos el que lució Rosalía en los Grammy). E incluso Tamara Falcó que fue una de las primeras en aparecer con uno el año pasado.

Ver más

Una de las prendas más llamativas dentro del traje de flamenca es, sin duda, el mantón: los colores, los bordados, los flecos, la caída que adorna el baile… En este post profundizamos un poco más en las características del mantón de manila.

Aunque su nombre hace referencia a las colonias españolas (Manila era la capital de Filipinas), el origen del mantón está en China: llegó a España en el siglo XVIII a través de las rutas coloniales que venían de Oriente, lo que queda patente en los motivos orientales bordados a mano en los antiguos mantones de seda.

  Bolsos carteras para bodas

Aunque al principio se utilizaba sólo como prenda de abrigo, pronto se convirtió en un complemento necesario no sólo del traje de flamenca, sino también de otras prendas tradicionales, como el traje de chulapa de Madrid.

Existen varias leyendas sobre el origen del mantón de manila, aunque la más extendida es la de los cigarreros de Sevilla. En ella se explica que la tela de seda del mantón de manila no era más que la protección con la que se envolvían los fardos de tabaco procedentes de América y con la que se protegía el contenido de la humedad durante el viaje. Según esta leyenda, las cigarreras guardaban las telas y las bordaban, utilizándolas para cubrir sus hombros a modo de mantón.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad