Jesus en las bodas de cana

Jesus en las bodas de cana

Boda en cana versículo bíblico kjv

Jesús de Nazaret se tomó un tiempo para asistir a una boda en el pueblo de Caná, con su madre, María, y sus primeros discípulos. Este milagro, que muestra el control sobrenatural de Jesús sobre elementos físicos como el agua, marcó el comienzo de su ministerio público. Al igual que sus otros milagros, benefició a personas necesitadas.

Las bodas judías estaban impregnadas de tradiciones y rituales. Una de las costumbres era ofrecer un banquete extravagante a los invitados. Sin embargo, algo salió mal en esta boda, porque se acabó el vino antes de tiempo. En aquella cultura, ese error de cálculo habría sido una gran humillación para los novios.

En el antiguo Oriente Medio, la hospitalidad con los invitados se consideraba una grave responsabilidad. En la Biblia aparecen varios ejemplos de esta tradición, pero el más exagerado se ve en Génesis 19:8, en el que Lot ofrece a sus dos hijas vírgenes a una turba de asaltantes en Sodoma, antes que entregar a dos invitados masculinos en su casa. La vergüenza de haberse quedado sin vino en su boda habría perseguido a esta pareja de Caná toda su vida.

Boda en cana versículo bíblico católico

La transformación del agua en vino en las bodas de Caná (también llamadas bodas de Caná, fiesta de las bodas de Caná o fiesta de las bodas de Caná) es el primer milagro atribuido a Jesús en el Evangelio de Juan[1][2].

  Juegos de vestir bodas

En el relato evangélico, Jesucristo, su madre y sus discípulos son invitados a una boda. Cuando su madre se da cuenta de que se ha acabado el vino, Jesús da una señal de su divinidad al convertir el agua en vino a petición de ella. La ubicación de Caná ha sido objeto de debate entre biblistas y arqueólogos; varios pueblos de Galilea son posibles candidatos.

Juan 2:1-11[3] afirma que Jesús estaba en una boda (seudat nissuin) en Caná con sus discípulos. La madre de Jesús (sin nombre en el Evangelio de Juan) le dijo a Jesús: “No tienen vino”, y Jesús le respondió: “Mujer, ¿qué te importa a ti y a mí? Todavía no ha llegado mi hora”. Su madre dijo entonces a los sirvientes: “Haced lo que os diga”. (Juan 2:3-5).[4] Jesús ordenó a los sirvientes que llenaran recipientes con agua y que sacaran un poco y se lo llevaran al mayordomo (camarero). Después de probarlo, sin saber de dónde procedía, el mayordomo comentó al novio que se había apartado de la costumbre de servir primero el mejor vino, sirviéndolo al final (Juan 2:6-10)[5] Juan añade que: “Jesús hizo esto, el primero de sus signos, en Caná de Galilea, y reveló su gloria; y sus discípulos creyeron en él” (Juan 2,11)[6].

Boda en cana matthew

El milagro de Jesús al convertir el agua en vino en las bodas de Caná es el primero de los milagros de Jesús relatados en el Evangelio de Juan, y como tal marca un momento decisivo en la historia de la divinidad de Jesús. Pero hay varios detalles misteriosos en la historia que merecen un análisis más detallado, sobre todo la cuestión de dónde estaba exactamente “Caná”.

  Texto ceremonia bodas de plata

El milagro se relata en Juan 2:1-11. Jesús, su madre y sus discípulos asisten a una boda en el pueblo de Caná. Cuando se acaba el vino en la fiesta, Jesús convierte el agua en vino, demostrando así su divinidad a sus discípulos.

Ahora llegamos a un momento importante de la historia. Jesús respondió con dureza: “Mujer, ¿qué tengo que hacer contigo? aún no ha llegado mi hora”. En otras palabras, ‘mujer, ¿qué voy a hacer contigo? ¡No tienes remedio! No estoy preparado para anunciar mi divinidad al mundo’ (es decir, realizando un milagro y haciendo magia con el vino en público).

Así es como se desarrolla Juan 2: en otras palabras, Jesús parece haber recapacitado y accedido a la petición de su madre, aunque no se nos dice qué provocó este cambio de opinión. ¿Fue un deber filial -un hijo que obedece el deseo y la orden de su madre- o se dio cuenta de que tal vez era el momento ideal, cuando se reunía una multitud de personas, y él era el único capaz de proporcionar el vino que se necesitaba para bendecir esa unión?

Fiesta de las bodas católicas en cana

Las Bodas de Caná (Nozze di Cana, 1562-1563), de Paolo Veronese, es una pintura representativa de la historia bíblica de las Bodas de Caná, en las que Jesús convierte milagrosamente el agua en vino tinto (Juan 2:1-11). Realizado en el estilo manierista (1520-1600) de finales del Renacimiento, el óleo de gran formato (6,77 m × 9,94 m) comprende el ideal estilístico de la armonía compositiva, tal como lo practicaban los artistas Leonardo, Rafael y Miguel Ángel[1]:  318

  Bodas 18 años de casados

El arte del Alto Renacimiento (1490-1527) hacía hincapié en las figuras humanas de proporciones ideales, en la composición equilibrada y en la belleza, mientras que el manierismo exageraba los ideales renacentistas -de la figura, la luz y el color- con disposiciones asimétricas y antinaturalmente elegantes conseguidas mediante el aplanamiento del espacio pictórico y la distorsión de la figura humana como preconcepción ideal del tema, más que como representación realista[1]:  469 La tensión visual entre los elementos del cuadro y la inestabilidad temática entre las figuras humanas de Las bodas de Caná derivan de la aplicación de artificios técnicos por parte de Veronese, de la inclusión de sofisticados códigos culturales y de simbolismo (social, religioso, teológico), que presentan una historia bíblica relevante para el espectador renacentista y para el contemporáneo[2].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad